domingo, 6 de noviembre de 2011

Puedo hacer todas las cosas

clip_image00226Escrito por Nathan Busenitz.

En el post de hoy, me gustaría reflexionar brevemente sobre uno de los versículos más conocidos y, a menudo citados en el Nuevo Testamento. De hecho, es uno de los versículos más populares en la cultura evangélica americana de hoy.
Se ha impreso en carteles y fuente de inspiración de arte de pared. Una búsqueda rápida en Internet revela que se pueden comprar llaveros, anillos, botones, camisetas, pegatinas, postales, pulseras, bolsos, y otra bisutería cristianizada con las palabras de este versículo estampado, bordado o resaltado sobre ellos.
Este versículo incluso ganó una cierta notoriedad entre los aficionados al fútbol de la universidad un par de años atrás, cuando un mariscal de campo de campeonato y ganador del Trofeo Heisman lucía el versículo en las tiras para reducir el deslumbramiento, que llevaba bajo sus ojos.
Pero la ironía es que, mediante la adopción de este versículo fuera de contexto, muchas personas se han convertido en su cabeza –lo que significa lo contrario de lo que realmente significa. Se han convertido en un eslogan de poder personal, una declaración para la realización personal, ambición y logros. Para muchos, este versículo se ha trivializado en una especie de lema para motivar a la prosperidad material, la promoción profesional, o el éxito deportivo.
Pero en realidad no es nada de eso.
A estas alturas, usted habrá adivinado que el versículo que estoy describiendo es Filipenses 4:13. Allí, el apóstol Pablo escribe: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece."
Ahora bien, si leemos Filipenses 4:13 en forma aislada, sin su contexto, es posible ver por qué tantos lo toman como una declaración de poder personal.
Fuera de contexto, “todo” parece que podría referirse a cualquier cosa que una persona desee lograr, de ganar un partido de fútbol, para bajar de peso, para conseguir un nuevo trabajo, para obtener riqueza material. Fuera de contexto, a menudo es tratado como un impulso espiritual de la confianza en sí mismo que puede ser aplicado a cualquier ambición o aspiración en la vida.
Pero en el contexto de este versículo tiene un significado muy específico y definido, uno que la mayoría de los estadounidenses no quieren oír hablar, pero que es muy importante para nosotros recordar como creyentes.
Fuera de contexto, Filipenses 4:13 es utilizado como una promesa de cheque en blanco para lo que se desea. Pero en su contexto, es un versículo acerca de contentamiento.No se trata de sus sueños hechos realidad o sus objetivos siendo cumplidos. Más bien se trata de estar feliz, satisfecho, y firme, incluso cuando la vida es dura y sus circunstancias parecen imposibles.
Usted ve, este versículo no se trata de ganar el partido de fútbol, ​​sino de cómo responder cuando se pierde el partido de fútbol, ​​o se lesiona durante la temporada, o deja de hacer equipo por completo. No se trata de conseguir ese nuevo puesto de trabajo, una casa nueva, o aquella ropa nueva, se trata de encontrar su satisfacción en el trabajo que ya tiene, en la casa que ya posee, y en el vestuario que ya cuelga en su armario.
Esto no es un versículo de estar facultado para cambiar sus circunstancias, sino que es un versículo acerca de confiar en el poder de Dios para tener contentamiento en medio de circunstancias que usted no puede cambiar.
Consideremos, por un momento, el contexto de Filipenses 4:13. Escribiendo a los creyentes de Filipos, Pablo dice:

(10) Me alegré grandemente en el Señor de que ya al fin habéis reavivado vuestro cuidado para conmigo; en verdad, antes os preocupabais, pero os faltaba la oportunidad.
(11) No que hable porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación.
(12) Sé vivir en pobreza, y sé vivir en prosperidad; en todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad.
(13) Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Se puede ver allí, que cuando el apóstol dice, yo puedo hacer todas las cosas a través de Cristo que me fortalece, él está hablando del contentamiento. En cualquier circunstancia, él había aprendido a contentarse, al depender en Cristo, quien le dio la fortaleza para perseverar en cualquier situación.
Y eso es una perspectiva que estamos llamados a imitar. De hecho, si nos fijamos en el versículo 9, justo antes de los versículos citados anteriormente, Pablo dice:
(9) Lo que también habéis aprendido y recibido y oído y visto en mí, esto practicad, y el Dios de paz estará con vosotros..
Él le dice a sus lectores que sigan su ejemplo, y luego inmediatamente él les habla del contentamiento. Es evidente que la actitud que Pablo poseía es la que nos debe caracterizar también.
--------------------------------------------------------------------
Articulo escrito por Nathan Busenitz y tomado del Blog Evangelio Según Jesucristo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada